Bookmark and Share

Comentario XII de Romanos 8:39

"Ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro".

Ni lo alto, ni lo bajo, ni ninguna criatura nos podrá apartar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro. Es decir, siendo Cristo el lazo, porque es el Hijo muy amado en el cual el Padre tiene contentamiento, (Mateo 3:17) si estamos unidos a Dios por El, estamos también seguros del amor inmutable e incomprensible de Dios hacia nosotros. De este modo, el Apóstol, con mayor claridad que nunca, atribuye al Padre la fuente del amor, asegurando que de Cristo ese amor desciende a nosotros.