Bookmark and Share

Catecismo de Heidelberg

NTRODUCCION: Este catecismo se divide en tres partes. La primera consiste en hacernos entender nuestra propia situación humana. La segunda nos enseña la forma en que Dios nos libera y redime y la tercera nos ayuda a enseñarnos a expresar nuestra gratitud a Dios por su redención. En esta tercera parte entra la pregunta 86 que habla de la gratitud del creyente por ser parte del pueblo de Dios y servidor al mismo tiempo de su prójimo. Es parte de la fidelidad a Dios ser agradecidos, sirviendo a los demás como el Señor sirvió a la humanidad.
Gratitud

PREGUNTA No. 86
¿Puesto que somos redimidos de nuestros pecados y sus despreciables consecuencias por gracia, a través de Cristo sin mérito propio alguno ¿por qué debemos hacer obras buenas?
R/ Porque así como Cristo nos ha redimido con su sangre, él también nos renueva por su Santo Espíritu conforme a su propia imagen, de modo que con toda nuestra vida podamos mostrarnos agradecidos a Dios por su bondad, para que él sea glorificado por medio nuestro; y más aún, de modo que nosotros mismos por sus frutos, estemos seguros de nuestra fe y nuestra reverente conducta podamos ganar nuestros vecinos para Cristo.

PREGUNTA No. 91
Pero ¿en qué consisten las buenas obras?
R/ Son solamente aquellas que se hacen por una fe verdadera, de acuerdo a la ley de Dios, y para su gloria, y no aquellas basadas en nuestra propia opinión o en tradiciones humanas.

COMENTARIO: Es bien clara la intención del Catecismo en cuanto al entendimiento que se debe tener en relación a la gratitud a Dios por nuestra vida y salvación, que al tener seguridad en la fe, hay gratitud sirviendo a los de más.

TRABAJO DE REFLEXION Y DISCUSION
1. Según la pregunta 86 y su respectiva respuesta, ¿cuáles son las cuatro razones por las que debemos hacer las buenas obras?
a)
b)
c)
d)
2.Memorice la pregunta y respuesta No. 91
3.Sustente con textos bíblicos lo respuesta 91