Bookmark and Share

Los Nombres de Dios (Lec. 3)

La meta de este volumen es mejorar el conocimiento de sus lectores acerca del verdadero y viviente Dios. Si alguno de nuestros lectores siente que el autor está equivocado, y no mantiene el balance de la verdad por no enfatizar suficientemente la responsabilidad del hombre, le recordaríamos que nuestra tesis es Dios, y no el hombre.
Existen varias fuentes de conocimiento acerca de Dios. Los cielos y la tierra, las cosas que El ha hecho, revelan Su eterno poder y deidad, y declaran Su gloria. La consciencia humana también testifica de Su existencia, así como también lo hacen las leyes de la naturaleza. Sin embargo, la Biblia es la fuente principal de información acerca de Dios en Su carácter y Su obra.
Los varios nombres y títulos dados a Dios en la Biblia, revelan mucho respecto de su carácter y gobierno. En la Biblia los nombres de personas, lugares, y cosas son de gran importancia; los nombres fueron escogidos a causa de sus significados. Hoy en día nosotros damos nombres a nuestros hijos sin ningún pensamiento acerca de lo que el nombre significa, y muy frecuentemente el nombre no es apropiado al carácter de la persona que lo lleva. Muchos hombres han usado el nombre Jesús, pero solo a un Hombre, Jesús de Nazaret, el Cristo de Dios, le es apropiado este nombre. Usted encuentra algunas veces a un negro ignorante llamado "Roosvelt", y a un niño tartamudo del campo llamado "Bryan". Pero los nombres de Dios en la Biblia son muy apropiados, y se puede aprender bastante acerca de El estudiando Sus nombres.
El estudio de los nombres dados a personas y lugares en la Biblia es lo que debemos seguir un poco más, antes de nuestro tema principal, LOS NOMBRES DE DIOS. En la Biblia los nombres revelan el carácter de las personas, y conmemoran eventos importantes. Para ilustrarlo tomaremos un número de nombres al azar. En la batalla de Afec, Israel fue derrotada por los filisteos, perdiendo treinta mil hombres de a pie; los dos hijos de Elí, Ofni y Finees fueron muertos; el arca de Dios fue tomada por los filisteos. Y cuando las malas noticias llegaron a la esposa de Finees, ella dio a luz un niño, al cual en su lecho de muerte ella puso por nombre Icabod, lo cual significa "sin gloria", significando de ese modo que la gloria había sido traspasada de Israel (1 Sam. 4:21). El nombre Moisés significa "sacador", y le fue dado por la hija de faraón, como ella dijo: "porque de las aguas lo saqué" (Ex. 2:10). El nombre de Samuel fue dado al hijo de Elcana y Ana como memorial de una oración respondida. Samuel significa "oído de Dios", y le fue dado por su madre: "Por cuanto lo pedí a Jehová" (1 Sam. 1:20). El nombre humano de Jesús fue dado a nuestro Señor, debido a que significa Jehová salva. Cuando el ángel del Señor apareció a José para calmar sus temores y sospechas acerca de su desposada, Maria, anunció el nacimiento de un hijo y dijo: "y llamarás su nombre JESÚS, porque (debido a que) él salvará a su pueblo de sus pecados" (Mt. 1:21). El nombre de Abraham significa "padre de multitudes", y fue dado por Dios a Abram, cuando El le prometió una numerosa descendencia. Adán llamó la criatura tomada de su costado, varona, "porque del varón fue tomada" (Gn. 2:23). Cuando Adán y su esposa llegaron a ser pecadores por la transgresión de la ley de Dios, el evangelio les fue predicado a ellos por Dios; el evangelio de que la simiente de la mujer heriría la cabeza de la serpiente (Gn. 3:15). Por lo cual, por la fe Adán llamó el nombre de su mujer Eva, que significa "viviente", debido a que "ella era la madre de los vivientes" (Gn. 3:20). El primogénito de Eva fue llamado Caín, que significa "adquirido", porque como ella dijo: "He adquirido varón por Jehová" (Gn. 4:1). La palabra para hombre en el hebreo es "ish", lo cual significa un hombre en alto grado, y es probable que Eva creyó que Caín era el redentor prometido. Si así fue, ella fue tristemente decepcionada, y cuando su próximo hijo nació, debe haber sido en un espíritu de desesperanza que ella le llamó Abel, que significa "vanidad" o "vapor". Cuando Samuel había derrotado a los filisteos en un campo de batalla entre Mizpa y Sen, puso una piedra en el lugar de la victoria y la llamó Ebenezer, que significa "piedra de ayuda" y dijo: "Hasta aquí nos ayudó Jehová" (1 Sam. 7:12).

LOS NOMBRES DE DIOS

Algunos nombres de Dios le respetan como sujeto: Jehová, Señor, Dios; otros son predicados y hablan de El como: Santo, justo, bueno, etc. Algunos nombres expresan la relación de Dios con sus criaturas; Creador, Preservador, Gobernador, etc. Algunos son los nombres o títulos comunes de las tres personas, como Jehová, Dios, Padre, Espíritu. Y algunos son nombres propios usados para expresar Su carácter y obra.
El nombre de Dios es lo que El es; el nombre representa Su carácter. Pero el Creador es tan grande que ningún nombre puede posiblemente ser adecuado para Su grandeza. Si los cielos de los cielos no pueden contenerle, ¿Cómo puede un nombre describir al Creador? Es por ellos que la Biblia contiene un número de nombres de Dios, que le revelan en los varios aspectos de Su maravillosa personalidad.

ELOHIM

Este es el primer nombre de Dios en la Escritura (Gn. 1:1), y aquí aparece en la forma plural con un verbo en singular, denotando pluralidad de personas en una unidad de esencia o ser. Este nombre está expresando la grandeza y el poder de Dios. Este es el nombre creacional de Dios, y es usada la narración de la creación (Gn. 1:1-24). En la Biblia en inglés, Elohim es siempre traducido como "Dios". De acuerdo con la opinión prevaleciente de los eruditos, la palabra se deriva de una raíz en la lengua árabe que significa adorar. Esta opinión recibe mucho peso cuando observamos que la palabra es usada algunas veces inapropiadamente de los ángeles, de los hombres, y de las falsas deidades. En el Sal. 8:5 la palabra para ángeles es elohim, y algunas veces los ángeles incorrectamente son adorados. En el Sal. 82:1, 6 elohim es traducido dioses y es referido a los hombres. Compárese con Jn. 10:34-35. En Jer. 10:10-12 tenemos al verdadero Dios (Elohim) en contraste con "los dioses (elohim) que no hicieron los cielos y la tierra", lo cual implica que ninguno, excepto el Creador es el adecuado objeto de adoración.

EL-SHADDAI

Esta palabra compuesta es traducida como Dios Todopoderoso (EL para Dios y Shaddai para Todopoderoso). El título EL es para Dios en el singular y significa fuerte o poderoso. En el Antiguo Testamento EL es traducido 250 veces como Dios. Generalmente este título está conectado con algún otro atributo o perfección de Dios; como "Yo soy el Dios Todopoderoso" (Gn. 17:1); "... e invocó allí el nombre de Jehová Dios eterno" (Gn. 21:33); "... porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso" (Ex. 20:5); "el Dios viviente" (Jos. 3:10).
SHADDAI, siempre es traducido como Todopoderoso y significa suficiente, poderoso. Se piensa que la palabra viene de SHADAY, que significa pechos. En la Escritura la palabra pechos es usada como un emblema de bendición y sustento. Al pronunciar su última bendición sobre José, Jacob dijo entre otras cosas: "Del Dios (EL) de tu padre, el cual te ayudará, y del Omnipotente (Shaddai), el cual te bendecirá con bendiciones de los cielos de arriba, con bendiciones del abismo que está abajo, con bendiciones del seno y de la matriz" (Gn. 49:25). Isaías describiendo la excelencia futura y bendiciones de Israel, dice: "Y mamarás la leche de las gentes (naciones), el pecho de los reyes mamarás; y conocerás que yo Jehová soy el Salvador tuyo, y Redentor tuyo, el Fuerte de Jacob" (Is. 60:16). El pueblo de Dios recibirá de los recursos de las naciones y de los reyes, debido a que su Dios es EL-SHADDAI el único poderoso para bendecir.
Satanás es un competidor de Dios y un falsificador de Sus obras, por lo tanto, podemos esperar que en las religiones paganas encontremos varios aspectos de Su carácter y gobierno. Este punto queda bien ilustrado en la siguiente cita tomada del libro de Nathan J. Stone en "Los Nombres de Dios en el Antiguo Testamento".
"Tener una concepción de un dios o deidad no era cosa rara entre los antiguos. Los ídolos de los antiguos paganos algunas veces eran llamados sheddim (dioses) en la Biblia. Esto fue debido a que ellos eran considerados como los grandes agentes de la naturaleza o de los cielos, en dar lluvia, en causar en la tierra sus cuatro estaciones, el incremento de sus cosechas, y sus frutos para sustento y mantenimiento de la vida. Había muchos ídolos con pechos que eran adorados entre los paganos. Un historiador señala que el cuerpo entero de la diosa egipcia Isis estaba cubierto de senos, debido a que todas las cosas eran sostenidas o alimentadas por la tierra o la naturaleza. Lo mismo puede decirse de ídolo de los efesios, la diosa Diana en el capítulo XIX del libro de los Hechos, porque Diana significaba la naturaleza y el mundo con todos sus productos".
Este nombre de Dios aparece primero en conexión con Abram (Gn. 17:1-2). Años antes y en diferentes ocasiones, Dios prometió a Abram que El haría de él una gran nación y una numerosa descendencia. Así pasaron los años y ningún niño nacía a Abram y Sara. Entonces él recurrió al recurso carnal que trajo a Ismael y el mahometismo al mundo. Y la promesa de Dios permanecía aún incumplida. Y ahora, de acuerdo con las leyes de la naturaleza, parecía demasiado tarde, pues Abram tenía 99 años y Sara 90. Es aquí precisamente que Dios aparece a él como el Dios Todopoderoso (EL-SHADDAI), y repite a Abram la promesa. Y fue aquí que su nombre fue cambiado de Abram a Abraham, que significa "padre de muchas naciones". Aquí estaba una promesa tambaleante, pero esto no hizo dudar a Abraham, porque él "fue esforzado en fe, dando gloria a Dios" (Ro. 4:20). La fortaleza de fe de Abraham estaba basada sobre esta nueva revelación de Dios como el Dios Todopoderoso (EL-SHADDAI). "Y no se enflaqueció en la fe, ni consideró su cuerpo ya muerto (siendo ya de casi cien años), ni la matriz muerta de Sara" (Ro. 4:19); sus pensamientos se enfocaron en un Dios todosuficiente. Aquí encontramos una excelente ilustración de la diferencia entre la ley de la naturaleza y la naturaleza de Dios. Las leyes de la naturaleza no pudieron producir un Isaac, pero esto no fue difícil para la naturaleza de Dios. No importa si todo está en contra de Dios; El es todosuficiente en sí mismo.

ADONAI

Este nombre o título de Dios está en plural y denota una pluralidad de personas en la divinidad. Este nombre es traducido como Señor en la Versión King James, y sirve para expresar la relación que existe entre un dueño o patrón y un esclavo. Cuando es usado como posesivo es un reconocimiento de propiedad y autoridad de Dios. La esclavitud es una bendición cuando Dios es el Dueño y Señor. En los días de Abraham cuando la esclavitud era común entre los hombres y no se consideraba un mal inmitigable. Los esclavos comprados tenían protección y privilegios de los cuales no disfrutaban los esclavos alquilados. El esclavo comprado podía ser circuncidado y se le permitía comer la pascua (Ex. 12:44).
En el Antiguo Testamento aparece esta palabra en singular (ADNAI) más de doscientas veces y es aplicada a los hombres; siendo traducida en varias maneras señor, amo, dueño. En el Antiguo Testamento este nombre para Dios aparece por primera vez en conexión con Abraham; él fue el primer hombre que se dirigió a Dios como ADONAI. Abraham mismo como propietario de esclavos también reconoció a Dios como su amo y dueño. Cuando Abraham había regresado de la victoria sobre los reyes y había rescatado a Lot, el rey de Sodoma quiso recompensarlo, pero él rehusó la recompensa. Y "después de estas cosas la palabra del Señor (Jehová) vino a Abraham en visión diciendo: No temas Abram, Yo soy tu escudo, y tu galardón será sobremanera grande" (Gn. 15:1). Y Abram respondió "Señor Dios" (Adonai Jehová). Es decir, aquel que poseía esclavos se reconocía a sí mismo como el esclavo de Dios.

JEHOVÁ (JEHOVAH)

Este es el más famoso de los nombres de Dios y lo proclama como un ser autoexistente y autosuficiente. El significado es: El que siempre es, que siempre era, y que ha de venir. De este modo está traducido en Ap. 1:4 "Juan a las siete iglesias que están en Asia: Gracia sea con vosotros, y paz del que era y que ha de venir..."
Jehová es el nombre personal, propio e incomunicable de Dios. En la Escritura leemos "Y que los hombres conozcan que t nombre es Jehová ¡Tú solo eres Altísimo sobre toda la tierra". (Sal. 83:18, VK). Los otros nombres de Dios son aplicados algunas veces a las criaturas, pero el nombre Jehová es usado exclusivamente por el verdadero y viviente Dios.
Los judíos tenían una reverencia supersticiosa por este nombre de Dios, no lo pronunciaban ni cuando estaban leyendo, en su lugar lo substituían por otros nombres como Adonai y Elohim. Jehová es el nombre de Dios en su relación de pacto con el hombre. Este nombre ocurre cerca de siete mil veces y es traducido generalmente como "Señor" en la versión King James. Como ya hemos señalado este nombre incluye todos los tiempos presente, pasado y futuro. El nombre Jehová proviene de una raíz que significa "ser".
De la relación entre los nombres Elohim y Jehová, A. W. Pink ha enfatizado algunos puntos muy interesantes en su libro, "La Inspiración Divina de la Biblia", aquí lo citamos:
"Los nombres de Elohim y Jehová se encuentran en las páginas de la Biblia varios miles de veces, pero nunca son empleados de manera suelta o usados alternativamente. Cada uno de estos nombres tiene un ámbito y un significado definido, y si fuéramos o sustituyéramos el uno por el otro, la belleza y perfección de una multitud de pasajes sería destruida. Como ilustración: La palabra "Dios" (Elohim-Jehová) en Génesis 2. Si estos dos títulos divinos se invirtieran aquí, un defecto y una mancha serían las consecuencias. Dios es el título creacional, mientras que "Señor" implica una relación de pacto y muestra a Dios tratando con Su propio pueblo. Por lo tanto, en Génesis 1, se emplea la palabra "Dios" y en Génesis 2 "Señor Dios" y así a través de todo el resto del Antiguo Testamento, estos dos títulos divinos son usados con discernimiento y en armonía con el significado que fue mencionado desde el principio. Uno o dos ejemplos deben ser suficientes.
"Y vinieron a Noé al arca, de dos en dos de toda carne en que había espíritu de vida. Y los que vinieron, macho y hembra de toda carne vinieron, como le había mandado Dios... (Nota: se usa el nombre Elohim porque era el creador dando un mandamiento, como tal, con respecto a Su creación). Pero en el resto del mismo versículo leemos que "y Jehová le cerró la puerta" (Gn. 7:15-16). (Ahora aparece el nombre de Jehová porque la acción de Dios aquí delante de Noé, estaba basada en una relación de pacto).
Cuando David se iba a enfrentar a Goliat dijo: "Jehová te entregará hoy en mi mano, (Nota: Aquí se usa Jehová debido a que David estaba en una relación de pacto con Dios) y yo te venceré, y quitaré tu cabeza de ti: y sabrá la tierra toda que hay Dios (Aquí se usa Elohim. Porque se refiere a aquellos que no estaban en una relación de pacto con El) en Israel. Y sabrá toda esta congregación que Jehová (Ahora vuelve a usarse Jehová porque se está refiriendo a quienes tenían una relación de pacto con El) no salva con espada y lanza; porque de Jehová es la guerra, y él os entregará en nuestras manos" (1 Sam. 17:46-47).
Un ejemplo más en 2 Cr. 18:31 "Y sucedió que cuando los jefes de los carros vieron a Josafat, dijeron: ¡Este es el rey de Israel! Entonces se dirigieron hacia él para atacarle; pero Josafat gritó, y Jehová le ayudó. (Aquí se usa Jehová porque su nombre se menciona en relación con Josafat el rey de Judá) Dios los desvió de él". (Ahora se usa Elohim en la última parte del versículo debido a que se menciona en relación con los soldados sirios). Y de este modo continúan estos usos a través de todo el Antiguo Testamento".

LOS TÍTULOS DE JEHOVÁ

Con frecuencia el nombre de Jehová es usado junto con otros nombres, para resaltar algún aspecto del carácter del Dios verdadero, al satisfacer las necesidades de su pueblo. Hay catorce de estos títulos de Jehová en el antiguo Testamento, pero no hay espacio en este libro para tratar con cada uno de ellos separadamente. Es suficiente para nosotros presentar estos títulos y dar unas pocas referencias donde estos son usados:

JEHOVAH-HOSEENU, "Jehová nuestro Hacedor" (Sal. 95:6)
JEHOVAH-JIREH, "Jehová proveerá" (Gn. 22:14)
JEHOVAH-ROPHECA, "Yo soy Jehová tu sanador" (Ex. 15:26)
JEHOVAH-NISSI, "Jehová es mi estandarte" (Ex. 17:15)
JEHOVAH-M'KADDESH, "Yo soy Jehová que os santifico" (Ex. 31:13, Lv. 20:8)
JEHOVAH-ELOHEENU, "Jehová nuestro Dios" (Sal. 99:5, 8, 9)
JEHOVAH-ELOHEKA, "Yo soy Jehová tu Dios" (Ex. 20:2, 5, 7)
JEHOVAH-ELOHAY, "Jehová mi Dios" (Zac. 14:5)
JEHOVAH-SHALOM, "Jehová es Dios" (Jue. 6:24)
JEHOVAH-TSEBAHOTH, "Jehová de los ejércitos" (1 Sm. 1:3, Ro. 9:29, Stg. 5:4)
JEHOVAH-ROHI, "Jehová es mi pastor" (Sal. 23:1)
JEHOVAH-HELEYON, "Jehová el altísimo" (Sal. 7:17, 47:2, 97:9)
JEHOVAH-TSIDKEENU, "Jehová, justicia nuestra" (Jer. 23:6, 33:16)
JEHOVAH-SHAMMAH, "Jehová está allí" o "Jehová allí" (Ez. 48:35)

LOS NOMBRES DE DIOS EN EL NUEVO TESTAMENTO

1. THEOS. En el griego del Nuevo Testamento este es el nombre general de Dios, y se corresponde con Elohim del hebreo del Antiguo Testamento. Este nombre es aplicado a las tres personas de la Trinidad, pero especialmente a Dios el Padre.
2. PATER. Este título se corresponde con Jehová del Antiguo Testamento y expresa la relación que tenemos con Dios a través de Cristo. Se aplica a Dios 265 veces y siempre es traducida como Padre.
3. DESPOTEES. Este título exalta a Dios en Su absoluta soberanía, y es similar a Adonai del antiguo Testamento. Este nombre ocurre solo cinco veces en el Nuevo Testamento; (Lc. 2:29, Hch. 4:24, 2 P. 2:1, Jud. 4; Ap. 6:10).
4. KURIOS. Esta palabra se encuentra cientos de veces y es traducida como señor, Señor, Amo, Dueño, Propietario. En citas del hebreo frecuentemente es usado como Jehová. Este es un título del Señor Jesús como Dueño, como Señor Soberano.
5. CRISTOS. Esta palabra significa el Ungido y es traducida como Cristo. Proviene de chrio "ungir". Este es el nombre oficial del largamente prometido y largamente esperado Mesías o Salvador. El Nuevo Testamento aplica este título a Jesús de Nazaret exclusivamente.
De todos estos nombres del Ser Supremo podemos aprender que El es eterno, inmutable, autoexistente, autosuficiente y todosuficiente; y es el objeto supremo de todo temor reverente, confianza, adoración y obediencia.
Para el autor este estudio ha sido interesante y al mismo tiempo tedioso y difícil, y el lector tendrá que ser paciente y persistente si quiere obtener lo mejor de él. Solo podemos exclamar: ¡Qué maravillosa revelación tenemos de nuestro gran Dios en todos estos nombres!